background image
L. Akai
La estrategia de Lisboa y la erosión del mo-
delo social.
Los intereses de capitalistas y trabajadores es-
tán llamados a enfrentarse, ya que lo que mue-
ve el mundo de los negocios es la ley del
beneficio. Al tiempo que la patronal, tanto
de la industria como de los servicios, trata de
reducir costes; los trabajadores, en particular
en los países "en vías de desarrollo" y en otras
zonas con bajos salarios, tratan de ganar más.
Los que viven en entornos más afortunados,
por otra parte, tratan de mantener sus nive-
les de vida y combaten cualquier ataque con-
tra ellos.
Siendo la destrucción del capitalismo una
opción que cada vez menos gente baraja, se
abre ante nosotros un repertorio bastante po-
bre de posibles escenarios, cada uno de ellos re-
pleto de problemas ineludibles. Hay quien nos
ofrece proteccionismo nacional con un fuerte
intervencionismo en la economía, pero esta so-
lución suele olvidar que los niveles de desa-
rrollo del capitalismo han sido alcanzados a
través de décadas, e incluso siglos, de uso sis-
temático del capital, de imperialismo econó-
mico, de explotación económica y ambiental.
Otros aceptan la globalización como un hecho
inevitable y nos animan a responder a este de-
safío siendo más "competitivos". Y, por último,
están los equilibristas que tratan de hallar una
solución intermedia, con algunas maniobras
tendentes a la competitividad en el mercado
global pero manteniendo un nivel de protec-
cionismo lo suficientemente elevado como para
asegurarse de que el Estado (y, aún más im-
portante, las corporaciones) no tenga que en-
frentarse a ninguna revolución social.
En este contexto, la Unión Europea, domi-
nada por algunos de los países más ricos del
mundo, se enfrenta a las realidades económi-
cas y políticas no sólo de un mundo globaliza-
do, sino también de un creciente número de
ciudadanos dentro de sus propias fronteras.
Esos gobiernos que se proclaman "defen-
sores del modelo social" están, en los hechos,
realizando una especie de representación te-
atral ya que, a pesar del considerable pluralis-
mo político existente en la UE, ésta se
encuentra desde hace mucho tiempo empeña-
da en erosionar ese modelo y sustituirlo por
otro, más competitivo, más enfocado hacia la
extracción de plusvalía.
La Agenda de Lisboa es un plan que afec-
ta, desde hace bastante tiempo, a la fuerza de
trabajo de la UE, pero el movimiento obrero y
la izquierda no han dado el toque de alerta;
incluso algunos han dado la bienvenida a la
estrategia
1
.
Ha sido malinterpretada debido a la capa-
cidad del capitalismo en usar un lenguaje se-
ductor: el paro obrero ha sido transformado en
"pausas en la vida laboral" y tener que dejar
tu hogar para obtener un empleo se ha con-
vertido en "libertad". La flexibilidad laboral es
necesaria para "crear empleo" y la "paz social"
significa que negociarán la lenta erosión de tus
condiciones de trabajo con las burocracias sin-
dicales y pondrán por escrito algunas leyes so-
bre "protección de los trabajadores" que te
ahorrarán algunas molestias, pero no el inevi-
table deslizamiento hacia la competitividad
global por la supervivencia.
Bolkestein.
Si el lenguaje de la Agenda de Lisboa era de-
masiado ambiguo como para despertar dema-
siadas alarmas, al menos la Directiva
Bolkestein ha llamado más la atención. Ha
habido protestas masivas relacionadas con ella
y hay una campaña en marcha en muchos pa-
íses europeos.
Desgraciadamente, el debate tomó muchas
veces un cariz xenófobo y proteccionista, como
ocurrió con la propaganda sobre el "fontanero
polaco", relacionado no sólo con la ampliación
de la UE, sino también con la Directiva. Esto nos
lleva a hacernos una serie de preguntas, como
qué es lo que se propone como alternativa y
cómo una UE sin Directiva podría resolver las
diferencias salariales.
El primer aspecto de la Directiva Bolkes-
tein, la libertad de establecimiento, ha sido
Foro Social Alternativo en Caracas. La respuesta,
el debate desde la izquierda ........................................ 18
Actualidad de la AIT. ................................................... 19
Internacional
cnt
n°321 marzo 2006
1
166
Siendo la destrucción del capitalismo una opción
que cada vez menos gente baraja, se abre ante
nosotros un repertorio bastante pobre de posibles
escenarios
pasa a la página 17
L
Laa D
Diirreeccttiivvaa B
Boollkkeesstteeiin
n
Todos contra Bolkestein. Manifestación en Bruselas contra la Directiva sobre Servicios en el Mercado interno.
/ AGENCIAS
"Dumping" social
y desafíos internacionales
El movimiento obrero parece que ha encontrado un tema común en torno al cual movilizarse internacionalmente: la
Directiva sobre Servicios en el Mercado Interno, también conocida como Directiva Bolkestein. La directiva, que aboliría las
fronteras en la provisión de servicios entre Estados miembros, es criticada sobre todo por su "principio del país de
origen". Bajo este principio, las empresas registradas en cualquier Estado integrante de la Unión Europea no sólo podrían
operar en cualquier otro, sino también emplear a trabajadores para prestar dichos servicios permaneciendo sujetos a las
leyes del país en el que estuvieran registradas dichas empresas.
Se teme que el mundo del capital use esta ley para aprovecharse de la permisiva legislación laboral y ambiental de
algunos países en otros donde esos baremos sean más altos. Se iniciaría de este modo una inevitable carrera cuesta abajo.