background image
Federación de Enseñanza de CNT
A juicio de la Federación de Enseñanza de CNT,
la reforma educativa aprobada en la última se-
sión plenaria del Congreso, y que será ratifi-
cada sin enmiendas significativas por el dócil
e inoperante Senado, va a consagrar una quie-
bra social que, más pronto que tarde, nos pa-
sará una dolorosa factura. Porque la LOE, lejos
de resolver los graves problemas del actual sis-
tema educativo español, resaltará sus limita-
ciones, agudizará sus deficiencias y, sobre todo,
consagrará las vigentes desigualdades sociales.
Si con la LOGSE se pretendía cambiar la so-
ciedad desde la escuela, ante la incapacidad de
los socialistas de cambiar la sociedad y la es-
cuela a la vez, con la LOE vuelven, y por de-
creto, las dos Españas. La educación deja de ser
un servicio público, entendido como un dere-
cho inalienable e indeclinable de cuyo ejerci-
cio se responsabiliza toda la comunidad, para
ser un factor de discriminación y una pieza
básica de la exclusión social que está afectan-
do a porcentajes crecientes de la población es-
pañola: los inmigrantes, los habitantes del
mundo rural, los residentes en las Comunida-
des Autónomas más atrasadas, las familias que
malviven por debajo del umbral de la pobre-
za... Se alejan las dos Españas y se confron-
tan dos redes educativas paralelas: la pública,
con carácter asistencial, y la privada, con pre-
tensiones elitistas.
El mantenimiento de los conciertos educa-
tivos, tan criticados por la Iglesia Católica cuan-
do fueron creados en 1985 por la LODE, permite
esta división entre los centros de enseñanza
y hace posible esta fractura social. La LOE fa-
cilita aún más los requisitos y limita aún más
los controles para formalizar nuevos concier-
tos educativos, lo que permitirá abrir nuevos
establecimientos privados para acoger a los
alumnos que huyan de una red pública de-
gradada. Se potencia una enseñanza privada
doblemente financiada, por el Estado y por los
padres, y libre para elegir a sus alumnos con
criterios discriminatorios.
Así, por ejemplo, la exclusión de los alum-
nos con dificultades de aprendizaje se verá
reforzada con el establecimiento de las prue-
bas de Evaluación de diagnóstico (Artículos
21 y 29), pues los centros concertados selec-
cionarán a su alumnado en busca de una me-
jor posición en el escalafón de instituciones
educativas que, indudablemente, se estable-
cerá cuando se hagan públicos estos resulta-
dos, sobre todo si la diferencia entre centros
públicos y privados no es muy significativa,
como se ha podido comprobar recientemente
en la Comunidad de Madrid. La modificación
del Artículo 86 que, antes de su paso por el
Congreso, establecía la constitución de unas
"comisiones u órganos de garantías de admi-
sión que supervisarán el proceso de admisión
de alumnos", ahora deja a la arbitrariedad de
las administraciones públicas el estableci-
miento de estos mecanismos de control, lo
que supone un cheque en blanco para que los
centros concertados escojan a sus alumnos en
función de criterios contrarios a la "cohesión
social e igualdad de oportunidades" que pro-
clama la ley; al mismo tiempo, los centros pú-
blicos admitirán a todos los que lo soliciten
pero se les escatiman los medios para for-
marlos adecuadamente.
Si además se permite, en contra de lo que
afirmaba el proyecto de ley en su Artículo 88,
que los centros escolares concertados recauden
directa o indirectamente dinero de los padres
de sus alumnos, una práctica hasta ahora tan
ilegal como extendida, es evidente que el ni-
vel económico de las familias establecerá una
evidente discriminación en el acceso a esta-
blecimientos públicos o privados. Sólo los que
puedan pagar estas injustas y arbitrarias apor-
taciones podrán ocupar una plaza en la red
privada concertada.
Otros aspectos vienen a reforzar esta ex-
clusión social. Merece la pena destacar que,
con la LOE, la Educación Infantil pierde su
imprescindible carácter educativo, que ahora
se deja a la libre voluntad de los centros (Ar-
tículo 14.2), y se convierte en un simple ins-
trumento de asistencia social; además,
establece su gratuidad para el segundo ciclo
de infantil pero permite los conciertos eco-
nómicos con centros privados (Artículo 15.2),
lo que muestra con claridad la renuncia del go-
bierno socialista a favorecer a la escuela pú-
blica, reservándose en exclusiva la
escolarización de esta etapa de reciente ge-
neralización y controlado crecimiento. Y tam-
poco podemos olvidar que el número de
alumnos con becas, unas ayudas que permi-
ten aliviar las desigualdades sociales espe-
cialmente en los niveles no obligatorios, ha
disminuido desde los 927.586 beneficiarios de
1995 hasta los 580.169 de 2005.
Un segundo factor, estrechamente ligado
con lo que ya hemos expuesto, que preocupa
especialmente a esta Federación de Enseñan-
za de CNT es la inclusión en el currículum es-
colar de materias que ni son ni pueden ser
científicas: queremos una enseñanza racional
y, por lo tanto, no dogmática. La introducción
del área de Educación para la ciudadanía (Ar-
tículos 18 y 24.3), que no pasa de ser una de-
claración de buenas intenciones democráticas
pero que tanto nos recuerda a la extinta For-
mación del Espíritu Nacional, en sustitución de
la asignatura de Ética de 4º de ESO, que ser-
vía de introducción a la Filosofía, nos parece
un importante paso atrás en la consolidación
de una educación científica.
En esta misma línea, queremos una ense-
ñanza racional y, por lo tanto, laica. Por eso
mismo seguimos oponiéndonos a que los cen-
tros educativos públicos continúen sirviendo
de altavoz y soporte a una propaganda reli-
giosa que, ausente cualquier planteamiento
crítico, no es más que una catequesis finan-
ciada por todos los ciudadanos en detrimen-
to de los alumnos que no desean recibir
instrucción religiosa (que en la red pública ya
suponen la mitad de los alumnos de ESO y la
mayoría en Bachillerato) y a los que se les
hurta parte de su periodo lectivo en exclusi-
vo beneficio de quienes desean recibir adoc-
trinamiento religioso. Una vez más, se muestra
la discriminación de los alumnos de los cen-
tros públicos ante los intereses de los centros
privados en general y de la Iglesia Católica en
particular. Y también la de los alumnos de
otras religiones, en clara desventaja en un sis-
tema que sólo favorece a los católicos: en Me-
lilla el 42% de los alumnos de Educación
Primaria asisten a clases de religión musul-
mana pero en la ESO ese porcentaje descien-
de hasta ¡el 0%!, por falta de profesores
homologados desde el Ministerio.
Por otra parte, la LOE consagra un mode-
lo de organización y gobierno de los centros
educativos que es poco democrático. Si por
un lado cada día se pide más a los profesores
(hasta once funciones ha de cumplir según el
Artículo 91), por otro lado se recortan sus de-
rechos y su capacidad de decisión: por poner
un ejemplo, de las once competencias que se
le conceden al Claustro de Profesores en el
Artículo 129, sólo una tiene carácter deciso-
rio: las demás no son más que un catálogo de
buenas intenciones ("promover", "conocer",
"analizar", "informar", "proponer"...). Y para
colmo, no se recoge en la ley ningún otro ór-
gano colegiado de los profesores o de coordi-
nación docente, que quedan a voluntad de las
distintas administraciones educativas (Artí-
culo 130).
En contrapartida, se mantiene la inter-
vención de la Administración pública en la
elección del director (Artículo 133), que con-
serva un alto poder decisorio (Artículo 132)
y otras prerrogativas (Artículo 139), centra-
lizando y personalizando la dirección de los
centros. Pero sin la participación efectiva de
los profesores, de los alumnos y de los traba-
jadores de Escuelas, Colegios e Institutos, la
autonomía de los centros educativos que dice
promover la LOE (Artículo 118.2) no es más
que papel mojado; un brindis al sol que ocul-
ta una filosofía autoritaria y una política ex-
cluyente. Lejos del Cuerpo Único Docente que
siempre ha defendido la Federación de Ense-
ñanza de CNT, se refuerzan las diferencias fun-
cionales y los incentivos económicos
desiguales (Artículo 105).
Una última palabra sobre la financiación
de la Ley (Disposición Adicional Tercera), que
con tanto entusiasmo ha aireado el gobierno
del PSOE. Si únicamente Irlanda y Grecia de-
dican entre los países de la Unión Europea un
porcentaje menor de su PIB a educación, si en
los últimos doce años el gasto público en en-
señanza ha descendido desde el 4'8 por cien-
to al 4'4 por ciento mientras que la aportación
de las familias se ha mantenido en torno al 1'1
por ciento, si en estos momentos el 80 por
ciento del presupuesto público para educación
depende de las Comunidades Autónomas, ¿pre-
tende convencernos la ministra que con esta
cantidad se solucionan nuestras carencias?
Sólo con un esfuerzo sostenido y con un in-
cremento presupuestario mucho mayor po-
dremos invertir el saldo negativo de los últimos
años y construir un sistema público de edu-
cación digno de nuestros alumnos.
En tiempos de profundos cambios sociales,
como los que se están viviendo en España, la
promoción de dos redes educativas tan diver-
sas sólo sirve para ahondar las diferencias y
marcar distancias. Si tenemos dos escuelas,
tendremos dos Españas. Con la LOE, el gobier-
no del PSOE ha optado por desamparar a los
centros públicos, que son un evidente factor
de igualdad individual y cohesión social y ga-
rantía de calidad, y permite el desarrollo de una
red educativa de titularidad privada pero sos-
tenida con fondos públicos que tiene una as-
piración elitista, basada en el nivel económico
de las familias y en la subordinación de la en-
señanza científica ante la identidad religiosa
Por todo lo que hemos expuesto, la Fede-
ración de Enseñanza de CNT muestra su opo-
sición a la Ley Orgánica de Educación (LOE) y
seguirá defendiendo una enseñanza laica y
científica, la autogestión de los centros y la pe-
dagogía libertaria.
Más información en la web de la Federación de
Sindicatos de Enseñanza de Castilla-La Mancha
de CNT: http://www.cnt.es/fseclm/
cnt
n°319 enero 2006
Sindical-laboral
1
100
LOE: ¿vuelven las dos Españas?
El trámite parlamentario en el Congreso de los Diputados de la Ley Orgánica de
Educación (LOE) no ha hecho más que empeorar un proyecto legislativo que ya nacía
cargado de insuficiencias. En sólo tres meses el gobierno del PSOE se ha enajenado el
apoyo de sus socios de la izquierda institucional a cambio de obtener el favor
parlamentario o la crítica comprensiva de sectores conservadores y clericales.
Manifestación contra la LOE convocada por organizaciones progresistas en Valencia.
/ CNT-VALÈNCIA
Queremos una enseñanza racional y, por lo tanto,
laica. Por eso mismo seguimos oponiéndonos a que
los centros educativos públicos continúen sirviendo
de altavoz y soporte a una propaganda religiosa
En tiempos de profundos cambios sociales, como
los que se están viviendo en España, la promoción
de dos redes educativas tan diversas sólo sirve
para ahondar las diferencias y marcar distancias