background image
cnt
n°318 diciembre 2005
Opinión
2
211
I. Nistal
R
esulta paradójica la situación
señalada por Bárbara Bush,
(madre del presidente norteame-
ricano) que ha afirmado que
"todos los damnificados se quie-
ren quedar en Texas. Todos están abrumados
por la hospitalidad. Y como de todas maneras
son indigentes, esto les está resultando muy
bien". Sincera como ella misma...
La situación de prevención ha sido desas-
trosa, estando mucho mejor preparados para
este tipo de situación países en vías de desa-
rrollo como México o Cuba, sin embargo la polí-
tica de EE.UU. es la de que "en vez de camiones
con depósitos de agua y alimentos, o de camio-
nes para evacuar a la gente, enviaron tanques
con fuerzas especiales para proteger la precia-
da propiedad privada"
3
, un dato que demues-
tra esta evidencia es que "tres de cada cuatro
dólares de la agencia de protección civil finan-
cian actividades antiterroristas"
4
. Ahora se ven
desbordados ante una situación que no habí-
an predicho ni de lejos, pero no por descono-
cimiento sino por total dejadez. Es curioso
como una nación que dice dedicarse a librar
guerras en el mundo en defensa de la huma-
nidad no es capaz de defender a sus habitan-
tes de sus problemas cotidianos. Como siempre
sucede en estos casos, la clase política desde
sus altares mantienen un diálogo con la pobla-
ción de forma tan distante que en el proceso
comunicacional las palabras cambian de signi-
ficado y donde antes decían digo ahora dicen
diego. No sucede lo mismo cuando se trata de
conseguir votos y por tanto su legitimidad,
entonces ahí bajan del pedestal y se comuni-
can de forma horizontal con la población pare-
ciendo incluso ser mortales, aunque solo se
queda en eso, en pura apariencia.
Analizadas estas situaciones, se me hace
necesaria la siguiente pregunta ¿es necesario
el estado para proteger a los ciudadanos de los
peligros que le acechan durante su vida? Parece
obvia que la respuesta es afirmativa viviendo
en el sistema en el que vivimos y más si lo
comparamos con la desprotección que sufren
los habitantes norteamericanos, condenados a
la privatización como sucede en el caso de la
sanidad. Pero uno se debería de llenar de inte-
rrogantes cuando analiza la situación de
España y ve como ante el reciente caso de los
incendios, en especial el de Guadalajara, o el
"accidente" del Prestige, "la clase política vuel-
ve a demostrar su incompetencia más despre-
ciable cuando hace falta que funcione, y
reaccione con agilidad y soltura"
5
. Concluiré
tal puntualización con una de las demoledoras
afirmaciones con las que siempre ha caracteri-
zado al anarquista mundialmente conocido
Mikhail Bakunin: "el estado es la autoridad, es
la fuerza, es la ostentación y la infatuación de
la fuerza. No se insinúa, no procura convertir;
y siempre que interviene lo hace de muy mala
gana porque su naturaleza no es persuadir, sino
imponer, obligar..."
6
. Se podrá decir más alto
pero no más claro.
A lo mejor después de estas apreciaciones
y pensando las cosas más detenidamente, la
respuesta que anteriormente se nos hacía irre-
mediablemente como afirmativa pasa a ser
negativa o a no saber que contestar. Supongo
que mucha gente pensará que a pesar de estos
hechos sigue siendo necesaria la intervención
del Estado en nuestras vidas considerándolo
como un mal menor o mejor eso que no tener
nada, tal vez, pero a lo mejor convendría pre-
guntarse si lo que queremos es seguir vivien-
do de por vida en un sistema en el que día tras
día somos incapaces de evolucionar y nos
seguimos tropezando constantemente con la
misma piedra que por dejadez y conformismo
no somos capaces de quitarla de en medio.
Por eso espero que algún día dejemos de
ser ese animal inútil que no es capaz de solu-
cionar sus problemas por delegar sus respon-
sabilidades en unas instituciones públicas o
privadas, para empezar una nueva fase de la
historia en la que seamos capaces conjunta-
mente de ayudarnos y construir una nueva
sociedad en donde valores como la solidaridad,
el apoyo mutuo y la acción directa estén a la
orden del día. Pero para que esas palabras no
se queden huecas, es necesario un sistema en
el que sea posible la coherencia entre el pen-
samiento y la acción, un sistema en el que la
relación entre las personas supere al capitalis-
mo depredador, eliminando la explotación del
hombre por el hombre, siendo la organización
de la sociedad de forma federalista y horizon-
tal, entre iguales, considerando al ser humano
el sujeto principal de la vida, en definitiva, un
cambio radical en el modo de pensar y de vivir
que se debe de ir trabajando poco a poco, para
eso estamos los anarcosindicalistas organizados
para ir sembrando el ideal y que germine con
el tiempo. No se trata de crear un mundo per-
fecto porque no creemos en ello ya que no nos
casamos con ningún dogma, simplemente se
trata de vivir de la forma en la que las perso-
nas nos podamos relacionar con naturalidad y
respeto. Pero al lector que no esté relacionado
al pensamiento anarquista, se le estará pasan-
do por la mente la palabra utopía al mencio-
nar ese cambio radical por el que luchamos
7
,
pero pensándolo bien, ¿no será más bien una
utopía creer que se puede realizar cambios pro-
fundos en un sistema que provoca procesos
tan dañinos para el planeta como es la des-
trucción cada vez más progresiva del planeta
por la contaminación atmosférica causada por
este capitalismo depredador en el que estamos
inmersos, ¿Cuál es sino la causa de que los
huracanes tropicales hayan aumentado en sus
apariciones? "Los huracanes tropicales han
aumentado dramáticamente en los últimos 25
años, lo que ha venido acompañado por un
incremento de la temperatura de la superficie
del mar. Los científicos añaden que la activi-
dad de los huracanes ha aumentado de mane-
ra particular en los últimos 10 años, debido al
calentamiento del agua en el Golfo de México"
8
.
Reflexiones y asumamos nuestras responsabi-
lidades o todo esto acabará con nosotros.
Notas:
[1], [3] y [4] Nueva Orleáns se ahoga en el
sumidero. Mara Goldwyn. Periódico
Diagonal nº 13.
[2] Los medios cumplen con su estricta fun-
ción de seguir las directrices marcadas y
por lo tanto la desinformación es patente
al nombrar la palabra anarquía. Viendo
que con el paso del tiempo no cambia esta
aceptación intencionada de relacionar este
vocablo de forma negativa, habría que
pensar en volver a diferenciar a la anar-
quía en negativa y positiva como ya hizo
en su momento Pierre Joseph Proudhon.
[5] Fuego en Guadalajara: competencias e
incompetentes. CNT y Grupo Nestor
Makhno de Guadalajara. Periódico cnt
315.
[6] Dios y el Estado. Mikhail Bakunin.
[7] Lugares comunes en los prejuicios sobre el
anarquismo. José María Fernández
Paniagua. Periódico Tierra y Libertad
206.
[8] Rita, Katrina y la industria petrolera.
Elizabeth Bravo, haciendo referencia a las
investigaciones realizadas por la revista
británica Science. Publicado en la web
http://www.rebelion.org (sección de eco-
logía social).
Houston, tenemos un problema
Los desastres naturales en las últimas semanas han provocado que "EE.UU. padezca una de las mayores crisis
humanas de su historia moderna"
1
. Primero con el Katrina y posteriormente con el Rita, dos huracanes de gran
intensidad han provocado la "anarquía"
2
en las zonas afectadas. Este caos que, lejos de atribuirlo los gobernantes a su
propia incompetencia ante dicha situación, lo atribuyen al pillaje y saqueo en comercios por parte de las clases más
desfavorecidas, que, lógicamente sin nada que llevarse a la boca y sin apenas ayudas recibidas, aprovechan la
situación en provecho propio.
En vez de camiones con depósitos de agua y
alimentos, o de camiones para evacuar a la gente,
enviaron tanques con fuerzas especiales para
proteger la preciada propiedad privada
Espero que algún día dejemos de ser ese animal
inútil que no es capaz de solucionar sus problemas
por delegar sus responsabilidades
NEMESIO