background image
15 días después. La CNT francesa y la FAF sobre la
revuelta ocurrida en Francia ....................................... 18
Foro Social Alternativo. Invitación desde Venezuela
como alternativa al burocratizado FSM ..................... 19
Internacional
cnt
n°318 diciembre 2005
1
166
V. Damier
Secretario Internacional de KRAS-AIT
La vida bajo la dictadura bolchevique.
L
a dictadura de los bolcheviques no
fue en realidad la sociedad de la jus-
ticia social, fue sólo una forzada mo-
dernización industrial y por lo tanto
la obra más brutal de la sociedad in-
dustrial (es decir, capitalista). Las comunida-
des rurales fueron destruidas y los campesinos
fueron unidos por fuerza en las haciendas "co-
lectivas" estatales (koljós). Hasta los años 60,
los campesinos no pudieron abandonarlas por
su propia voluntad. En las ciudades, los obreros
estaban atados a las grandes empresas. La eco-
nomía del país trabajaba para la industria pe-
sada y de guerra. La producción de artículos de
amplio consumo era insuficiente y de baja ca-
lidad. Estaba prohibida, y era aplastada por la
fuerza, cualquier protesta o huelga. En el régi-
men de Stalin millones de personas fueron arres-
tadas e instaladas en campos de concentración:
eran mano de obra gratuita sin la cual no ha-
bría sido posible la industrialización de la URSS.
Pero después de las insurrecciones de masas en
los campos de concentración en los años 1953-
1954 (después de la muerte de Stalin en 1953),
la situación cambió un poco. El régimen fue
obligado a liberar a millones de prisioneros, y
en 1962 en muchas ciudades tuvieron lugar
huelgas y manifestaciones contra el aumento de
los precios y por la carencia de comestibles.
Fueron aplastadas de manera bastante cruel
pero después de eso, el régimen decidió esta-
blecer una variante original del "estado social"
de un modo "soviético": fueron establecidas las
vacaciones pagadas y las pensiones, la medici-
na y la enseñanza gratuitas, los precios se man-
tenían en un nivel bastante bajo (aunque el
salario también era bastante bajo). Las huelgas
seguían estando prohibidas, pero cuando suce-
dían no eran aplastadas como antes, a veces las
autoridades hacían concesiones.
Las autoridades no pudieron subir el nivel de
la producción tanto como hubieran querido. Era
evidente que tal situación no podía prolongar-
se mucho tiempo. En los años 80 empezó la re-
cesión. La burocracia gobernante intentó
aumentar, con la ayuda de la "perestroika", el ni-
vel de la explotación del trabajo y en los años 1988
-1989 probó a subir los precios, lo que fue reci-
bido con las huelgas de masas de los mineros y
otros trabajadores. Entonces los gobernantes de-
cidieron que el "estado social" era una cosa muy
cara y convirtieron el capitalismo de Estado en
capitalismo privado, mercado y privatización.
¿Se puede decir que ahora los trabajadores
rusos viven mejor que antes? No es posible con-
testar unívocamente a esta pregunta. Ahora los
trabajadores pueden fundar sindicatos y conseguir
aumentos salariales, pero las condiciones so-
ciales y el nivel adquisitivo de los trabajadores
han empeorado. Las tiendas están llenas de ar-
tículos variados pero no todos, ni mucho menos,
pueden comprar lo que necesitan. Los precios
aumentan más rápido que los salarios: los pre-
cios se acercan al nivel de los países occidenta-
les pero el salario es el más bajo de Europa (la
media nacional está en 170 euros). También es
necesario señalar que, en muchos casos, el sa-
lario no se paga regularmente, sino con unos me-
ses de retraso. El Estado y los empresarios
adeudan 1,2 mil millones de dólares, el 20% de
la población vive bajo el nivel oficial de pobre-
za, el paro oficial se encuentra sobre el 9%,
pero, en realidad, es mayor. Se promulgaron
nuevas leyes laborales que, de hecho, anularon
la jornada semanal de 40 horas y legalizaron la
precariedad, el empleo temporal y la arbitra-
riedad total de la patronal en cuanto a los des-
pidos. La esperanza de vida, que en los tiempos
de la URSS era de más de 70 años, ahora es de
65 años. La mortalidad crece, cada año la po-
blación del país disminuye en 700.000 u 800.000
personas. Ahora, con el presidente Putin, se ha
puesto en marcha un nuevo paquete de refor-
mas neoliberales y antisociales que afectará a
las pensiones, a la seguridad social etc. La me-
dicina y la enseñanza de pago se amplían y las
gratuitas disminuyen.
Por desgracia, la mayor parte de la pobla-
ción reacciona pasivamente a todo esto. A ve-
ces se producen huelgas y protestas locales,
habitualmente bajo el control de los jefes bu-
rocráticos de los sindicatos estatales. Pero en
cualquier caso las autoridades temen a tales co-
sas: al principio de este año, cuando los jubila-
dos en todo el país protestaron contra la
reducción de las prestaciones sociales, las au-
toridades hicieron concesiones muy rápido. Todo
esto da esperanzas de que exista un potencial
de protesta social.
Legislación laboral y obstáculos legales al
desarrollo de la acción directa de los traba-
jadores.
Lo primero que hay que decir es que el nuevo
Código de Trabajo (la principal ley que regula el
trabajo en Rusia), en vigor desde 2002, conso-
lida la transición a las relaciones de trabajo ne-
oliberales. Permite el trabajo a tiempo parcial y
la temporalidad. El empleador puede imponer
temporalmente a cualquier trabajador otras con-
diciones de trabajo distintas a las habituales
(menos cualificadas y peor pagadas) por "cam-
bios de organización o tecnológicos" o por "ne-
cesidades de producción" y si el trabajador se
niega a aceptar, puede despedirle. En general se
puede decir que las posibilidades de despedir a
un trabajador son muy amplias: en caso de cie-
rre de la empresa, por reducción de plantilla, o
si empleador considera que el trabajador traba-
ja mal, no cumple sus obligaciones, divulga se-
cretos comerciales, estropea la propiedad de
empresa etc. En este caso, el trabajador tiene la
posibilidad hacer una solicitud a la inspección
del trabajo o al juzgado pero es evidente de qué
parte está la justicia burocrática. El subsidio de
despido no supera dos veces el salario mensual.
Teóricamente existe un máximo de 40 horas de
trabajo a la semana, pero el empleador puede
obligar a sus trabajadores a hacer trabajo su-
plementario en los días de descanso o conceder
sólo un día de descanso por semana. También
es posible la flexibilización de la jornada labo-
ral, incluyendo la jornada sin norma de "hora-
rio flexible". Es frecuente el doblar turnos y la
reducción del tiempo de descanso. El emplea-
dor puede obligar a trabajar una jornada labo-
ral incompleta durante un período de hasta 6
meses con la correspondiente disminución del
salario y si un trabajador no está dispuesto a acep-
tar, puede despedirle. El Código de Trabajo de-
termina un sistema de multas que pueden ser
impuestas al trabajador, por ejemplo para la
cancelación de "las deudas" del trabajador al
empleador en caso de incumplimiento de las
normas del trabajo o de calidad del producto.
El Código, además, fomenta la arbitrariedad
por parte de los propietarios de la empresa, es-
tableciendo limitaciones y normas laborales
muy estrictas. Esta situación es un fiel reflejo
de la correlación de fuerzas entre los trabajadores
y los dueños de las empresas.
El objetivo del Código de Trabajo es dismi-
nuir y dificultar la resistencia obrera, atar las ma-
nos a los trabajadores y disminuir al máximo la
posibilidad de las acciones directas.
En primer lugar, el código proclama la cola-
boración de clases ("coparticipación social") obli-
gatoria entre empleadores y trabajadores. Cada
trabajador está obligado a guardar las normas
del trabajo, garantizar la integridad de la propiedad
del empleador y ser responsable por el perjuicio
que se cause, al dueño de la empresa.
En segundo lugar, el Código consolida el es-
tado privilegiado de los grandes sindicatos bu-
rocráticos como "representantes de los
trabajadores". La organización sindical que une
a más de la mitad de los trabajadores de em-
presa tiene derecho a intervenir en nombre de
todos los trabajadores. Si la organización sindical
agrupa menos que la mitad de los trabajadores,
la asamblea general de los trabajadores puede
encargarle que represente sus intereses. En este
caso el empleador, según el contrato colectivo
o acuerdo sectorial, transfiere dinero del sala-
rio de los trabajadores que no son afiliados a la
cuenta nominal de esta organización sindical.
Un órgano formado en proporción a la canti-
dad de los afiliados de cada sindicato y se en-
carga de elaborar el proyecto general del contrato
colectivo. En otras palabras, un sindicato de
minoría se encuentra, en cualquier caso, en una
situación desigual: si participa en tales órga-
nos, se convierte en el rehén de la mayoría re-
formista y si no participa, entonces un sindicato
más grande negocia con la administración y
concluye el contrato colectivo que será obliga-
torio para todos los trabajadores.
En tercer lugar, el Código contiene muchas
limitaciones al derecho de huelga. Primero tie-
nen que organizarse las negociaciones de los
"cogestores sociales". Si los representantes de los
trabajadores se niegan a la gestión de las ne-
gociaciones o a los "procedimientos de recon-
ciliación", entonces se someten a una multa.
Si el empleador se niega a aceptar las proposi-
ciones de los trabajadores sobre el contrato co-
lectivo, NO SE PUEDE CONVOCAR UNA HUELGA
porque antes, la cuestión tiene que ser discu-
tida por la "comisión de reconciliación" y, sólo
después de cinco días de trabajo de esta comi-
sión, puede ser declarada una huelga de UNA
HORA. Si la comisión no se pone de acuerdo, en-
tonces interviene un intermediario estatal. Si este
intermediario estatal no alcanza el arreglo, hay
un arbitraje laboral formado por los represen-
tantes del estado y ambas partes. Si la admi-
nistración de la empresa no quiere participar
en el arbitraje o si el arbitraje no tuvo éxito,
los trabajadores, SÓLO ENTONCES, pueden declarar
la huelga.
La administración de la empresa tiene que
En Rusia, los trabajadores ahora
pueden fundar sindicatos, pero las
condiciones sociales y el nivel
adquisitivo han empeorado
El nuevo Código de Trabajo, en vigor desde 2002, consolida la transición a las
relaciones de trabajo neoliberales, permitiendo el trabajo a tiempo parcial, la
temporalidad y la facilidad en el despido.
E
Eu
urro
op
paa d
deell E
Essttee:: R
Ru
ussiiaa
pasa a la página 17
Putin, ha puesto en marcha un nuevo paquete de
reformas neoliberales y antisociales que afectará a
las pensiones, a la seguridad social etc.