background image
A. P. Espinosa
La CNT, parte interesada en todo este proceso,
no ha sido informada con antelación, lo que de-
muestra la opacidad del Ministerio de Trabajo
y Asuntos Sociales y la sospechosa premura y
falta de transparencia de estas precipitadas me-
didas. Lo que no representa ninguna novedad,
ya en 1986 se compensó a la UGT con
4.144.523.500 pesetas correspondientes a 492
locales y a la CNT 248.727.000 pesetas por los
38 locales compensados, de los que no se acep-
taron 101.727.000 pesetas correspondientes a
seis locales que nuestra organización sindical
entendió que deberían ser reintegrados en ple-
no dominio, lo que se comunico al Ministerio
depositándose esta cantidad en un fondo que
ha permanecido inalterable hasta el día de hoy.
Durante el gobierno mal llamado de los popu-
lares se reintegró a la UGT entre los años 1999
al 2002 con 39 locales y a la CNT en el año
1999 se le devolvieron 7 locales. Esto demues-
tra el trato de favor de los diferentes gobier-
nos con el sindicato socialista y la clara y
antidemocrática discriminación mantenida con
nuestro sindicato.
El régimen fascista del General no solo se in-
cautó de los bienes pertenecientes a las orga-
nizaciones sindicales, también lo hizo con los
archivos, bibliotecas, periódicos, documenta-
ción y enseres que se salvaron del pillaje e in-
cendios de las hordas denominadas nacionales,
encontrándose esta documentación dispersa y
mal conservada en diferentes archivos de los
vencedores. El Ministerio de Trabajo y Asuntos
Sociales , por su parte, exige la acreditación de
la propiedad de estos bienes con la escritura pú-
blica de compra-venta y la consiguiente ins-
cripción registral, lo que evidencia una perversa
posición, al pretender ignorar las circunstan-
cias políticas y sociales de las convulsas y agi-
tadas décadas de los años veinte y treinta,
donde los sindicatos, y con mayor motivo la
CNT debían camuflarse ante las continuas re-
presiones e ilegalizaciones que padecían, con
denominaciones que no resultaran sospechosas.
Del conjunto de bienes incautados a ambas or-
ganizaciones son muy pocos los que disponen
de estos requisitos debido a que no era preci-
samente infrecuente que los bienes no se le-
galizaran en esa época, tanto de particulares
como de organizaciones por el coste económi-
co que implicaba, y la costumbre de ese periodo
de realizar transacciones mercantiles median-
te el pacto oral. A pesar de ello, la CNT dispo-
ne de documentación que obra en poder del
Ministerio donde figura la escritura de propie-
dad de unos pocos bienes inmuebles y aún no
se han resuelto estos expedientes.
Es, por tanto, diabólico exigir las mismas
prerrogativas legales de esos años como si se
trataran de actos jurídicos realizados en la épo-
ca actual. En todo caso, los bienes que figuran
inventariados como incautaciones lo fueron a
organizaciones sindicales y el incautador de-
bería conocer a quién se le desposeyó de lo que
le pertenecía.
Los cuarenta años de dictadura fueron te-
rreno abonado para el expolio que los vence-
dores ejecutaron en forma de venta de bienes
a precios de amigos mafiosos y, este expolio pa-
trimonial, fue generalmente acompañado de la
consiguiente desaparición de la documenta-
ción que podía comprometerles. La investiga-
ción que la CNT ha realizado en todos estos
años ha contado pues, con la enorme dificul-
tad de desconocer la ubicación de la docu-
mentación, así como con las enrevesadas trabas
administrativas de los archivos oficiales y la
propia desorientación que emanaba de las pis-
tas que nos facilitaba el propio Ministerio de
Trabajo y Asuntos Sociales. Como ejemplo, bas-
te decir que las actas de la Comisión Califica-
dora de los Bienes Sindicales Marxistas y las
actas de incautación del Ministerio de Hacien-
da de las cuentas incautadas nos fueron en-
tregadas con posterioridad a las sentencias de
las demandas interpuestas al Tribunal Supre-
mo, es decir, a primeros del año 2003.
Es un hecho constatado por diferentes his-
toriadores que la CNT era el primer sindicato
en número de afiliados superando los dos mi-
llones de asociados con anterioridad a la gue-
rra civil, y aunque posiblemente la UGT poseía
un patrimonio mayor debido básicamente a su
estrecha vinculación con el partido socialista
con el que compartía en muchas localidades
sus sedes, no existía la brutal desproporción
que reflejan los datos hechos públicos por el Mi-
nisterio de Trabajo y Asuntos Sociales en rela-
ción con los bienes que pertenecieron a una y
otra organización.
Una vez más, nos hemos enterado por la
prensa, que la valoración que han realizado los
responsables del Ministerio de Trabajo y Asun-
tos Sociales reflejan un patrimonio supuesta-
mente perteneciente a la UGT por importe de
151.749.693,49 euros frente a los 3.732.510,38
euros que atribuyen a la CNT, desconociendo
además el desglose de las partidas que lo com-
ponen. El pasado 23 de octubre se solicitó en
el registro del Ministerio de Trabajo y Asuntos
Sociales una entrevista con carácter urgente
solicitada por el actual Secretario General del Se-
cretariado Permanente del Comité Nacional de
la CNT, Rafael Corrales Valverde sin que hasta
el día de la fecha hayamos obtenido respuesta.
Las conclusiones son meridianamente cla-
ras: El Congreso aprobó el R.D. 13/2005 el jue-
ves 24 de Noviembre, cuando a la UGT le vence
el crédito concedido por el I.C.O. para solven-
tar la deuda contraída por la estafa de las vi-
viendas de la P.S.V.-I.G.S. el 30 de noviembre,
haciendo coincidir sin ningún pudor, la su-
puesta reparación de los bienes incautados con
la cantidad que se adeuda a la entidad finan-
ciera. Y todo ello, firmado y rubricado no por
el Sr. Corleone o por un gobierno socialista for-
mado por Luis Roldan, Carmen Mestres, Alicia
Alvarez, Mariano Rubio, Carmen Salanueva, o
cualquier otro destacado trincón de la anterior
etapa del Sr. González, sino por los actuales
gestores del gobierno: Rodríguez Zapatero, Fer-
nández de la Vega y Jesús Caldera.
Por supuesto, la CNT ha iniciado los trámi-
tes jurídicos para intentar detener esta felonía
y sigue esperando la respuesta a la petición de
entrevista con el Ministro de Trabajo para de-
fender con toda la energía y contundencia que
la ocasión requiere los argumentos y razona-
mientos que obran en nuestro poder.
A. P. Espinosa es Secretario de Patromonio del
S. P. del Comité Nacional.
Secretaría de Prensa del Comité Nacional
CNT - AIT
El jueves 24 de noviembre una delegación del
Comité Nacional de CNT, encabezada por su
Secretario General, Rafael Corrales Valverde, se
reunió en el Ministerio de Cultura con el Di-
rector General del Libro, Archivos y Bibliote-
cas y con el Subdirector General de los Archivos
Estatales, para reivindicar una vez más la res-
titución del Patrimonio Histórico Documental
de CNT incautado por el régimen franquista y
que se encuentra repartido en diferentes ar-
chivos estatales, principalmente en el Archi-
vo de la Guerra Civil de Salamanca, pero tam-
bién en otros como el Archivo Militar de Ávila.
CNT considera necesario el reconocimiento
de su derecho de propiedad sobre este patri-
monio documental como punto de partida para
una posible negociación respecto del destino
de dicho Patrimonio, dada su relevancia cul-
tural como material historiográfico de prime-
ra magnitud para el estudio veraz de la historia
reciente de nuestro país, y fundamental en los
estudios de lo que ha dado en llamarse recu-
peración de la memoria histórica.
La reciente publicación en el BOE de 18 de
noviembre de la Ley que regula la entrega a
la Generalitat de Cataluña de los fondos do-
cumentales del Archivo de Salamanca, no sólo
los pertenecientes a dicha institución, sino
también otros que fueron incautados en Ca-
taluña, muchos de los cuales corresponden a
CNT, pone de manifiesto que el Estado actúa
de forma arbitraria y no respeta el principio
de procedencia de la archivística, ya que en-
tregará a la Generalitat una documentación
que pertenece a CNT, y plantea dudas legales
respecto de la posibilidad de que una central
sindical recupere por esta vía su patrimonio
expoliado.
El Patrimonio Histórico Documental que re-
clama CNT esta compuesto por toda la docu-
mentación interna de la CNT, así como de las
organizaciones libertarias y las asociaciones
obreras vinculadas a la misma, documentación
que fue incautada por el régimen franquista y
que forma parte por tanto del Patrimonio cuya
devolución viene reclamando CNT desde su le-
galización en 1977.
CNT exige un trato no discriminatorio res-
pecto de otras organizaciones sindicales o po-
líticas, en lo que a devolución del Patrimonio
Histórico se refiere, y califica de "despropósi-
to y de aberración ética y jurídica" el diferen-
te rasero con que se está procediendo respecto
de otras centrales sindicales como es la UGT.
Asimismo CNT está a la espera de una reunión
al más alto nivel, que ha solicitado al Minis-
terio de Trabajo, para desbloquear el tema de
la devolución del Patrimonio Histórico, y ante
la falta de respuesta se dirigirá a la Presiden-
cia de Gobierno.
cnt
n°318 diciembre 2005
Actualidad
1
144
El gobierno devuelve a CNT una mínima
parte del patrimonio histórico incutado
por el franquismo
CNT reivindica al Ministerio de Cultura
la devolución de su patrimonio histórico
documental
El pasado jueves 3 de Noviembre se ha publicado en el BOE El Real Decreto-Ley
13/2005, de 28 de octubre, por el que se modifica la Ley 4/1986, de 8 de Enero, de
cesión de bienes del patrimonio sindical acumulado, en el que se establece y regula la
devolución de los bienes integrantes del Patrimonio Histórico que fueron incautados
por el régimen de la dictadura a organizaciones sindicales como la CNT. En la práctica
este decreto, entre otras cuestiones, cierra el anterior 4/86 que en su disposición
adicional cuarta disponía la devolución del patrimonio sindical histórico, limitando la
fecha de reclamaciones de los sindicatos al 31 de Enero de 2006.
CNT denuncia el trato discriminatorio respecto de otras organizaciones
sindicales en materia de devolución del Patrimonio Histórico
Reunión de CNT con altos responsables del Ministerio de Cultura para solicitar la
restitución del Patrimonio Histórico Documental de CNT incautado por el régimen
franquista.
D
Deevvo
ollu
ucciió
ón
n d
deell p
paattrriim
mo
on
niio
o ssiin
nd
diiccaall
La CNT era el primer sindicato en número de
afiliados superando los dos millones de asociados
con anterioridad a la Guerra Civil
CNT considera necesario el reconocimiento de su
derecho de propiedad sobre este patrimonio